Estoy cansada de escuchar lo mismo, leer lo mismo… Que si el que viene es más corrupto que el anterior; que el que dice no querer hacer esto ahora lo hizo en 1990; que el que estuvo con tal en el gobierno pasado está con el opositor en el próximo gobierno. ..y etcétera… etcétera.

Estoy cansada de que mi gente sea tan hipócrita. Que miren a los políticos y los voten para tener a quién culpar de todos los males del universo. Que sean o camporistas o radicales o progresistas o pelotudistas; pero sí o sí de algún partido. Blanco o negro. Izquierda o derecha. Boca o river. Nacional o privado.

Mi primera queja hacia el pueblo es la falta de información. Empiezan las elecciones y de repente son todos economistas o expertos en estrategias políticas. Y obviamente también son todos historiadores, porque lo primero que miran es el pasado de cada ser humano. Toda la fucking población mirando la infancia y adolescencia de cada político. Hablan de inflación sin saber por qué se origina; de lo bueno de un subsidio sin saber de dónde sale la plata; de la privatización como un fantasma económico… Odio que cada vez seamos (sí, me incluyo) más ignorantes en lugar de más cultos. Antes de opinar hay que al menos googlear sobre el tema raíz, luego parlar.

Mi segunda queja es hacia los que se casan con un partido político y critican al que cambia de ideales. ¡No está mal cambiar de opinión! ¿No hemos deseado todos en algún momento de nuestras vidas que alguien cambie su forma de actuar o de pensar? Sobre los gays… ¿no han deseado que sus propios padres o amigos cambien de opinión sobre el tema? Sobre los amigos de homosexuales ¿No han pensado algo sobre la homosexualidad que luego dejaron de pensar al conocer la experiencia de alguien cercano o ver su sufrimiento? ¿Y el que no creía en Dios y ahora cree? ¿Es acaso tan imposible para una persona ver el cambio como algo natural que nos pasa a todos? Madurar, crecer, experimentar y aprender…son todas cosas que nos pasan a todos. Todos cambiamos en algún momento. Todos evolucionamos y tenemos diferentes opiniones a lo largo de nuestras vidas. Todos pensamos que Menem era bueno hasta el corralito… todos creímos que Cristina iba a representar un buen cambio hasta la lluvia de cadenas nacionales…

Algo que elijo en mi vida y recomiendo hacer es no casarme con ningún partido político. Hoy sos estudiante y te conviene ser de la Cámpora; hoy sos empresario y te conviene que gane Macri. Mañana nadie sabe. Quizás el estudiante luego sea empresario y el empresario tenga hijos estudiantes que militen. Es preferible poner en tela de juicio a todos los políticos (y a todos los noticieros), evaluar si benefician al TOTAL de población que somos y optar por lo que nos una como pueblo.

Mi tercera queja es a los medios. A TODOS los medios. Porque en Argentina se ha perdido completamente el periodismo objetivo. No se informa: se da opinión y luego se informa. Esto lo único que consigue es que los que lean uno u otro medio opinen lo que el dueño del medio opine y así seamos seres humanos que caminan como caballos, sin poder ver a los costados. Sin poder formar opiniones completas basadas en hechos reales, sino solamente copiando conceptos y justificaciones. Ni la TV pública ni Lanata sirven para formar opiniones, sépanlo.

Cuarta y última queja, no solo al argentino sino a la persona en general: ¡Basta de hipocresía! Le decís no a la minería pero tirás el pucho por la ventanilla; querés que el país cambie pero que el cambio lo hagan otros; te quejás de la corrupción en las votaciones pero odiás ser presidente de mesa; defendés los derechos humanos de los presos cuando no te mataron nunca a nadie conocido. Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago.

Sin un cambio cultural profundo no va a ser posible ningún cambio. Van a ser viniendo candidatos y el país va a seguir dividido. Van a seguir peléandose por nuestros votos poniéndonos en contra del vecino. La economía no va a remontar nunca ya que en cuatro años el que se enriqueció va a perder todo en los 4 años del gobierno siguiente. Y así el ciclo histórico argentino.

Somos nosotros los responsables de que esto pase. Los que nunca vamos a las manifestaciones, lo que nos sentamos a ver por la tele como todo se cae a pedazos, los que nos obsesionamos con el pasado en lugar de mirar para adelante…

Es esta parte tan cochina de la argentinidad…

Anuncios