No sé si es por una crisis de originalidad o un problema de inspiración, pero últimamente los hombres están muy dejados en el tema de planear citas. Si vos, querido individuo del sexo masculino, querés lograr algo esa noche en que la invitaste a salir, aunque ese algo sea un beso seco y desalmado, tenés que pensar un poco más en el plan que vas a armar…porque definitivamente nosotras nos estamos aburriendo de la vulgaridad de siempre.

Obviamente, esta nota no va dirigida a aquellos que pretendan solamente estar con una chica una noche y mañana chau mancha. A esa chica llevala a la panchería más cercana a tu casa, a una estación de servicio o al barloa si tenés intenciones de desaparecerla rápido de tu vida. Esta nota no es para esos, esta nota es para aquellos que quieren lograr conquistar a esa chica que nunca pensaron que les iba a dar bola y de repente se dio vuelta, luego de una relación anterior que la dejó con la autoestima por el piso, y te vio y decidió darte una mínima oportunidad. Por ende, esta oportunidad vas a tener que aprovecharla como último penal de partido final de Argentina-Brasil.

Mendoza tampoco es la cuna de la diversión y diversidad de planes y opciones de salidas, pero con un poquito de cerebro y unos minutos dedicados a pensar en un futuro no tan lejano, se pueden lograr cosas maravillosas, aunque vosotros no lo creáis.

Ahora, voy a dar ciertas variantes según la situación de cada uno, siempre teniendo en cuenta que aunque sea poco el capital que tengas, vas a tener que invertirlo todo en esta primera cita, ya que puede tratarse de la mujer que lave tus platos todos los días y la cual va a contrarrestar tus genes en aquel sujeto que salga de su útero fruto de ambas semillas.

Antes que nada debo hacer ciertas salvedades, que aunque me parecen totalmente obvias e innecesarias de nombrar, voy a hacerlas por el bien de todos. Se excluyen de los posibles lugares de citas los siguientes:

. El telo. Si la llevás ahí corrés dos riesgos, uno es que se anime a entrar con vos pero a partir del otro día pases a ser un chongo más y tarde o temprano se olvide de tu presencia en el universo. O la otra opción es que te ligues el apretón de huevos más grande de tu vida. Recordá, esta es una como para asentarse.

El cine. Basta de esto. Está más quemado que papa frita de rotisería. En un balance de tiempo y plata, perdés 2 horas (o más) y 100 pesos, porque en ese tiempo estás callado pensando si le das o no la mano, sin posibilidad de mirarla porque queda re chupamedias y al no poder hablar no vas a poder promocionarte ni hacerte conocer, tus opciones con la chica van a decaer y capaz que le termina gustando más la peli que vos. El cine es para las terceras o cuartas citas.

. Boliches. ¿En qué planeta se ha visto que esto sea coherente? ¿Cómo vas a ser tan imbécil de invitarla por primera vez a un boliche? Todos, absolutamente todos los buitres de la provincia van a estar rodeando a tu potencial pareja durante toda la noche, y si hacés algo mal ella tiene la posibilidad de quedarse con cualquiera que los rodee. Más allá de esto, en un boliche nunca se puede ni se ha podido hablar y escuchar más de 3 palabras juntas en una oración. Es el peor lugar para conocer a alguien “importante”.

. Al parque. Es de groncho. El parque dejalo para tus amigos o para tomar el helado de la salida del restaurante, nunca para una cita completa. Si es parque central, más groncho todavía.

. Excursiones. Como rafting, cabalgata, navegación y esas cosas raras. La chica puede tener miedo o mareos y vos quedás como el salame que metió la pata. Cuando estén de novios, si es que lográs tu cometido, tenés todo el tiempo del mundo para hacer esas pavadas, total uno siempre se va aburriendo durante el noviazgo y necesita algo nuevo para hacer.

Para el que no tiene auto

No hay de qué avergonzarse, muchos no lo tienen y han sobrevivido a la soltería perfectamente sin sufrir ninguna secuela. Incluso yo misma estuve de novia con un sujeto que no tenía ni bicicleta y duramos más de un año juntos. El auto no viene a ser una parte importante de la relación, es más, incentiva a la imaginación más que tener el auto, ya que la persona que no lo tiene se las tiene que ingeniar de alguna manera para juntarse con la chichi, no le queda otra.
Estos sujetos nunca deben decirle a la chica: “Nos encontramos allá”. Eso es pésimo por donde se lo mire. Pensalo, lo que menos quiere es esperarte en alguna esquina o frente a la puerta de algún restaurante, corriendo el riesgo de que te hagas el boludo y no aparezcas. Pedile el auto a tu papá, mejor amigo, al cura del barrio o de última pedite un taxi y pasala a buscar. Siempre hay que acordarse del tema de la inversión inicial. Lo de encontrarnos allá dejalo para la 5ta o 6ta cita.

Para el que tiene auto

La tenés re fácil, ahora…si tenés el auto aprovechá, cargale toda la nafta que te de la vida actual para cargar, y llevala algún lugar lejitos pero no tanto. Al irnos lejos nos relajamos porque nadie nos conoce y juega a tu favor. Al irnos muy lejos nos entra la duda si sos o no un violador serial o la posibilidad de que estés relacionado con la trata de mujeres. No te vayas al pasto, si querés llevar a una chica lejos avisale si le pinta antes.

Para el que vive solo

Esmerate, mirá un tiempo Junior Masterchef y ármate una buena cena. Incluso podrías comprarte unas velitas y pedirle a tu mamá que te preste un centro de mesa. Toda muestra de independencia económica “garpa”.

Eyeman_A_Ic

Lugares a donde ir

Restaurantes que no sean de comida rápida. Preferentemente Arístides o algún lugar pintoresco de algún barrio onda Bombal. Algo que nos gusta es que nos sorprendan, pero bien, no eso de llegar a un lugar sin recomendación previa alguna y que sea tremendo antro. Llevala a un lugar que conozcas por tener buena comida y poco ruido para poder hablar. La comida que vendan no tiene que involucrar comer con las manos, porque nos ponemos hiper nerviosas comiendo por primera vez delante de un chico y más aún si la comida implica ensuciarse y mancharse la cara. Por lo tanto, no a los tacos, hamburguesas o panchos (esto último es de pervertido y tacaño).

Restaurant de bodega, si tenés la carga monetaria necesaria. En general son muy lindos y mezclan el campo con el almuerzo, pero más VIP. Si la llevás ahí quedás bien seguro, porque como siempre, la plata compra taaaantas cosas…

Bares, de esos que tiene alguna banda cover buena y que sean de esos que ofrecen tapas y buenos vinos o tragos. La onda en esos lugares está muy buena, siempre que la música no se lleve el protagonismo de la noche. Para asegurarse siempre conviene ir un fin de semana antes o un día antes para ver la onda del lugar, o pedir recomendaciones de algún amigo que esté en la misma situación de pesca que vos. No conviene que sean de los lugares que luego son bailables, dejá tus pasos de baile para cuando tengas todo cocinado.

Asados de propia autoría. Esta es genial. Que a una mujer le armen un día entero o la gran parte del mismo llevándola a Potrerillos, Tupungato, etc. a comer un asado (en el cual vas a tener que super esmerarte) y tomar unos mates al lado del dique/lago/río es lo más lindo, romántico y relajante que existe. Pero desafortunadamente esto tiene sus limitaciones. No se puede llevar a una chica muy “piringui”, o sea careta, a un lugar como estos porque va a tener pánico a los bichos, vegetación y naturaleza en general; incluso quizás tampoco le guste el mate o sea vegetariana. Tampoco es aconsejable llevar a alguien que no tenga referencias tuyas, porque el día puede convertirse en un perno y podrías llegar a volver antes de los esperado. Otro tema es acordarte de avisar a donde van, eso de “cerrá los ojos” en estos casos lleva a la desesperación. Cada una tiene sus mañas de campo, su cremita de protección solar, los lentes, la ropa, etc. Si no sabés hacer asado, probá con el mate sólo o llevala a un restaurant por aquellos lugares.

No al cine, sí al autocine. Es lindo, por más groncho que a algunos les parezca. Tiene esa idea de romanticismo de los 70 que nos transmitió la peli Grease que a todas nos gusta, aunque sea un poquito. Convengamos que la película va a ser lo que menos vean, pero si es graciosa, de dibujitos o alguna que permita charlar y mientras tanto verla, va a servir. Se piden algo para tomar y charlan un rato. Después van a mirar las luces de la ciudad o las estrellas y terminás de rematar el romaticismo.

Bueno chicos, acá se terminan mis ideas de esta noche, supongo que con el tiempo se me ocurrirán algunas otras y las iré agregando. Espero que logren conquistar a quien quiera que sea que les dio bola, y sepan cuidarla después. Ideas y consejos generales para esa primera cita, quizás en mi próxima nota.

Anuncios