Como continuación del primer artículo sobre máximas, como normativa para todos los futuros o presentes padres de esta sociedad cuasi perdida; se vienen las segundas máximas, en este caso dedicadas a las primogénitas.

Siempre en mi mente, como toda mujer, tuve el hermoso pensamiento de querer tener una nena. No digo que la palabra deseo para no llamar a la cigüeña, pero sí adoraría algún día tener una baby. Tonta perdida y soñadora, también me encanta la ropita rosada, las cunas con forma de corazón y digo “ohhh” en tono tierno cada vez que veo un escaparate con ropa miniatura.

Pero en ocasiones, es mayor el miedo que el sueño. Con tantos proyectos en la cabeza acerca de cómo debería criar a mi Barrilete Junior tengo que organizarme. Hijita querida, acá van tus máximas:

  • Durante tus primeros 5 añitos de edad, seguro que vas a hacer que duerma poco, vas a llorar así como bastante y voy a tener que enseñarte varias cositas como hacer pis en su lugar, comer bien y decir tus primeras palabritas. Cuando pasen esos 5 primeros añitos me voy a considerar con derecho suficiente de decir “no” tantas veces como quiera y sea necesario para corregir cualquier conducta que me parezca poco correcta. ¡No acepto quejas eh!
  • Cuando vayas creciendo, empezarás a ensayar distintas profesiones mientras juegas. Esto te va a ayudar a encontrar tu vocación y a la vez divertirte, pero es importante que sepas que a mí no me parecerá nada divertido que juegues a: ser peluquera con pelo de persona ya que seguramente no vas a pedir permiso antes de cortarle el pelo a alguien; ser cocinera con fuego porque si te quemás te asesino; ser secretaria con los papeles de la mami porque no vaya a ser que se te vaya la mano con los sellitos de Kitty en hojas importantes…etc.
  • Entiendo que con los años llegués a tu edad del ¿por qué? y también que quieras comunicarme tus dudas y acciones durante el día. Pero te aviso que cuando haya visitas o cuando estemos en casa ajena debes comportarte como una señorita sin interrumpir a tu mamá mientras habla o a terceros. Voy a poder resolver todas tus dudas cuando lleguemos a la casa o estemos solas. Si no hacés caso voy a tener un algodoncito con cloroformo listo para dormirte en caso de necesidad y urgencia.
  • Si con el papá decidimos salir a comer afuera, esperamos ambos dos que sepas adecuarte a la situación actuando tranquila, sin gritos ni pataletas y comiendo todo la comida que te sirva el mozo. Al primer papelón que me hagas te encierro en el baño del restaurant y me olvido de tu ubicación por unos largos minutos. No te va a encontrar ni el google maps, ni cualquier gps de la faz de la tierra. Nada de papelones ¿escuchó?
  • Cuando llegue la pubertad tu cuerpo va a comenzar a sufrir cambios importantes y en poco tiempo te vas a llenar de vellosidades en diferentes partes de tu cuerpo y también seguramente te hagas señorita. Esto desafortunadamente implica que vas a comenzar a depilarte, a limpiarte la chuchina diariamente y a usar toallitas femeninas cuando sea necesario. Una nena con pelos queda mal, una nena con olor a fish queda peor.
  • Facebook y/o demás redes sociales se permiten a partir de los 14 años y con regulación diaria de “aquella que te dio a luz” para evitar que entregues datos muy personales. Para esa edad, no se aceptan más de 150 amigos (porque más de ese número se estima que son pedófilos en potencia), tampoco fotos ligeras de ropa y menos que menos fotos con pose flogger tirando besos (sacando mucha trompa) a la esquina superior derecha de tu pieza. Las personas que hacen eso son retrasadas mentales. También se aplica para el uso de celulares.
  • Durante tu adolescencia las hormonas van a hacerte vivir cada día como un día de primavera, enamorándote de cuanto bicho ande por la calle. Quiero que mantengas la cabecita fresca, analices todas las posibilidades que en su momento tengas y no te dejes llevar mucho por esas hormonas de las que te comentaba. Los bebés existen, y no sólo los tienen las mujeres adultas. Así que te me cuidás siempre de todos los bestias que andan sueltos, si no querés hacer nada decís que no, si optás por el sí la mamucha te va a aconsejar sobre lo que necesites saber  y va a pagarte las pastillitas aunque esto implique vender colines en un colectivo.
  • En la adolescencia conseguirás las amigas que seguramente te acompañen el resto de tu vida y te rodearás de gente que te enseñará sobre convivencia y códigos. Muchas de estas personas tendrán pocos códigos y adorarán los chismes. Por experiencia de la mami, aléjate de malas personas y no pienses en tener amigos como algo “a acumular”. Acordate que para encontrar buenos amigos tenés toda la vida.
  • Como normas (más que máximas) se establecen: Estudiar hasta nivel terciario, conseguir un novio que al menos sea trabajador sin cubata y con las uñas limpias, lavar tus bombachas sucias, arreglarte manos y pies de vez en cuando, no desaparecerte sin avisar aunque sea por sms, no piercings, no fumar y tomar está permitido pero con moderación (es decir, sin vómitos, sin desnudos y a partir de los 18).
  • Por último, te quiero y te voy a querer siempre futura hijita mía, y mi única intención es que puedas ser feliz. Muchas veces me vas a decir que tan pesada soy y te vas a enojar hasta que las orejas te hiervan de bronca, pero para eso están toooodas las madres. Ellas saben porque han vivido mucho, no te olvides de eso.

Anuncios